NUK


NUK. Entendiendo la Vida.

¿Pecho o mamadera?

Dale a tu bebé lo que necesita de la manera más adecuada para ti. 

Para empezar, dejemos una cosa clara: tu bebé crecerá y se desarrollará con independencia de si le das el pecho o la mamadera. Lo más importante para la nutrición de tu bebé en las primeras semanas es que los dos estén relajados y cómodos. Confía en tus instintos y no dejes que nadie te presione. 

Si decides dar el pecho a tu bebé...

Debes saber que la leche materna contiene todo lo que tu bebé necesita durante los primeros seis meses de vida, siempre en la cantidad correcta, a la temperatura adecuada e inmediatamente disponible allí donde te encuentres. Incluso si te enfermas, tu bebé no saldrá perdiendo en ningún sentido. De hecho, tu bebé está absorbiendo anticuerpos esenciales, así como todos los nutrientes de tu leche. La leche materna funciona como una vacuna que protege a tu bebé frente a numerosas enfermedades agudas, tanto ahora como más adelante en la vida, como infecciones, inflamaciones, diarrea o alergias. 

La lactancia materna también es una experiencia positiva para ti como mujer. Además de sus prácticas ventajas y de la manera en que permite que tu bebé y tú estrechen lazos, la lactancia materna también calma el cuerpo y el alma. En resumen, la lactancia materna aporta a tu bebé (y a ti) la mejor manera de empezar la vida. Por ello, hemos dedicado un apartado entero a este tema. Haz clic en Todo sobre lactancia materna para obtener más información de apoyo y recomendaciones. El equipo de expertos de NUK está ahí para responder a tus preguntas en la sección de vídeo de Preguntas y respuestas. También hemos recopilado para ti la información más importante en la Guía de lactancia NUK.

Si no puedes dar el pecho a tu bebé...

...la alimentación con mamadera es una buena alternativa. Puedes utilizar las mamaderas para dar a tu bebé la leche que te hayas extraído. El hecho de utilizar una mamadera para alimentar a tu bebé no impedirá que establezcáis una profunda conexión. Y lo que es más: la mamadera permite que el padre, los abuelos u otros cuidadores puedan alimentar al bebé. Pero no dejes que estas ventajas te frenen a la hora de dar el pecho, si sigue siendo una opción.