It seems you are using an unsupported browser. Please update your browser to Chrome or Firefox for the complete NUK website experience.

Tomando la desición correcta

Anticuerpos, vitaminas, oligoelementos y mucho amor: la leche materna tiene todo lo que tu hijo necesita para un desarrollo saludable en los primeros meses de vida. 
Para apoyarte en esta etapa, desarrollamos sacaleches y accesorios para la lactancia que simplifican tu rutina diaria y te ayudarán en caso de posibles inconvenientes con la lactancia.

La lactancia materna: ¿Sí o No?

[Translate to spanish argentine:] breastfeeding mother

Crea tus propias reglas en cuanto a la alimentación de tu bebé.

Médicos, parteras y puericultoras coinciden: la lactancia es lo mejor para tu bebé. Es natural para ambos. Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar. Y la experiencia ha demostrado que cuanto más sepas sobre el proceso en sí y más preparada estés, más éxito tendrás al amamantar a tu bebé.

Por supuesto, también puede haber importantes motivos personales por los que decidas no dar el pecho. Lo que importa es mantenerte firme y no permitir que nadie te haga sentir culpable por eso. Independientemente de si le das el pecho o no, si te sientes bien y con confianza en ti misma, sentirás un estrecho vínculo con tu bebé.

 

Todos los beneficios

¿Por qué la lactancia materna es el mejor comienzo en la vida?

[Translate to spanish argentine:] benefits of breastfeeding

La leche materna tiene todo lo que tu bebé necesita en los primeros meses de vida, en cuanto a cantidad y composición adecuadas, siempre disponibles y completamente gratis.

Ningún otro alimento para bebés ofrece tanta protección contra infecciones y enfermedades. Los estudios muestran que los bebés amamantados sufren con mucha menor frecuencia de infecciones de oído, diarrea o infecciones respiratorias y del tracto urinario. Además, en la vida adulta, son menos propensos a algunas enfermedades intestinales o diabetes tipo 2, por ejemplo.

La succión en el pecho promueve el desarrollo de los músculos de la boca y ejercita la mandíbula. Este ejercicio tiene un efecto positivo durante etapas posteriores del desarrollo, cuando tu bebé comienza a comer alimentos sólidos y más tarde a hablar.

Si durante los primeros seis meses sólo le das leche materna a tu bebé, se reduce el riesgo de alergias. También es aconsejable al principio evitar productos con leche de vaca, para que ninguna proteína extraña llegue a su intestino.

La lactancia materna es calmante, también para vos. Te ayuda a relajarte y reponer fuerzas. También, desde la primera vez que le das el pecho a tu bebé, tu cuerpo libera grandes cantidades de hormonas, que fortalecen aún más los sentimientos maternos.

Tu salud también se beneficia: amamantar a tu bebé de manera regular desde el comienzo reduce el riesgo de infecciones y sangrado después del parto. Incluso se reduce el riesgo de contraer cáncer de mama.

La lactancia también puede ayudarte a recuperarte después del parto. Se queman más calorías y se puede perder peso poco a poco y suavemente. Tu vientre también retrocede más rápidamente.

Así funciona la lactancia

Crea sus propias reglas

[Translate to spanish argentine:] how breastfeeding works

Tan pronto como tu bebé se alimente en tu pecho después del parto, tus glándulas mamarias comienzan a trabajar. Una hormona (prolactina) estimula la producción de leche materna, mientras que otra (oxitocina) asegura su liberación. No hay necesidad de preocuparse por la cantidad, composición y temperatura de la leche, siempre serán las adecuadas.

Durante los 6 primeros meses, no agregues (salvo indicación médica) ningún otro alimento a su dieta, incluso cuando tu bebé a veces no quiera alimentarse con tanta frecuencia o por tanto tiempo. Los propios bebés saben cuándo y cuánta leche materna necesitan para crecer grandes y fuertes. Y las glándulas mamarias de tus senos reaccionan de inmediato. Comienzan a producir menos en el tercer día a más tardar, y funciona al revés también. Si su hijo es más grande y quiere más, la cantidad aumenta en consecuencia. Cuanto más fuerte y frecuentemente el bebé succione, más leche es producida por sus glándulas mamarias. Si te preocupa que tu bebé todavía tenga hambre, es importante que consultes con tu pediatra.

Algo importante a tener en cuenta cuando estás amamantando: ¡lo que consumas afecta al bebé también! El alcohol y los cigarrillos son malignos para tu hijo. Evita su consumo porque pueden dañar la salud de tu bebé a través de la leche materna. Y antes de tomar cualquier medicamento, lo mejor es siempre consultar a un médico.
Puedes comer tanto como quieras. Lo mejor de todo, tan variado como sea posible y saludable. Entre las cosas que puedes agregar en mayor cantidad son las frutas y verduras frescas, así como productos lácteos, huevos, carne y pescado. Ante cualquier duda, siempre es importante consultar con un pediatra o puericultora.